Las ranas contra el SARS-CoV-2

Extraído de Amaral & Ienes-Lima 2022

La piel de los anfibios es un tesoro biológico que alberga una diversidad impensable de compuestos con funciones versátiles, para estos organismos es de vital importancia esta característica, ya que su piel cumple funciones como la respiración, osmorregulación, termorregulación, y por supuesto defensa contra microorganismos. En este sentido, es la fuente más rica de péptidos de origen animal con actividad antimicrobial, siendo casi el 43% de los péptidos animales citados en la Antimicrobial Peptide Database (APD) proveniente de los anfibios.

Investigadoras de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (Brasil) y Universidad de Georgia (EE. UU.) identificaron recientemente actividad antiviral in silico de sustancias producidas por anfibios contra SARS-CoV-2.

Un estudio in silico es el que se realiza mediante simulación en un ordenador. Se utilizan con frecuencia para predecir cómo reaccionará un compuesto con las proteínas del cuerpo o con los patógenos. Las aplicaciones comunes para los estudios incluyen:

  • Detección de candidatos a fármacos (estudios de acoplamiento molecular)
  • Predicción de reacciones adversas a medicamentos
  • Simulaciones de células enteras
  • Secuenciación (PCR in silico)

Durante el periodo de aislamiento por la pandemia de covid-19 muchos investigadores pudieron contribuir a los esfuerzos de investigación a través de métodos in silico. Entre las ventajas del uso de esta técnica está la posibilidad de evaluar rápidamente la viabilidad de un fármaco conocido para el tratamiento de una nueva enfermedad y explorar los posibles efectos secundarios. 

En la actualidad se conocen aproximadamente 178 familias de péptidos antimicrobiales provenientes de la piel de los anfibios. La magainina fue el primer compuesto descubierto y es producida por Xenopus laevis. En este estudio encontraron que, de estas familias de compuestos, las magaininas, dermaseptinas y caerinas son potencialmente efectivas con propiedades antivirales contra el SARS-CoV-2 y plantean que la acción antiviral estaría en la interacción del péptido con las proteínas del virus o con los receptores de la célula huésped (ACE2) para de esta forma inhibir la entrada del virus. Este estudio fomenta el desarrollo de futuras investigaciones para evaluar estas interacciones y validar la función antiviral y ampliar las posibilidades de encontrar agentes terapéuticos contra el Covid-19.

Los compuestos con posible actividad antimicrobial descritos en este estudio se hallan ampliamente distribuidos en las familias Hylidae, Pelodryadidae, Phyllomedusidae y Pipidae. Las dermaseptinas representan actualmente la mayor familia de péptidos de anuros, con más de 70 péptidos identificados a partir de la piel de 15 especies de Phyllomedusidae. El primer compuesto identificado de esta familia de péptidos fue extraído de la especie Phyllomedusa sauvagii que se encuentra distribuida en el Chaco Seco en nuestro país, además de Argentina, Brasil y Bolivia.

Phyllomedusa sauvagii ©Lía Romero

Los resultados hallados en este estudio son prometedores, pero todavía necesitan validación experimental para que su eficacia terapéutica sea probada y se convierta en una alternativa a los medicamentos antivirales convencionales.

Fuentes:

Leave a Comment

Your email address will not be published.